martes, 21 de abril de 2015

Adios Marie

No te conocía personalmente, tampoco a las demás cotorras, hoy sentí la enorme necesidad de acercarme a tu despedida, fueron años de leerte, de leerlas, de morirme de risa con revista cotorra y las geniales ocurrencias de todas, fueron solo unos minutos, quería abrazar a Sebastian, me hubiera gustado poder conocerlas a todas, pero no sentí que fuera momento para eso, Catafa, Amiga D, ojalá la vida me de la oportunidad de cruzar dos palabras con ustedes en otra circunstancia, luego del abrazo a Sebastian me fui, con tu recuerdo Marie, el recuerdo de haberte leído años y sentir que te conocí.
Con una sonrisa y el puño apretado
Hasta siempre Marie.