martes, 19 de noviembre de 2013

no era un dia cualquiera

las horas habían pasado sin que yo notase su avance, la noche se había trepado violentamente a mis hombros, y me empujaba a irme, a salir, a buscar, y yo que no extrañaba nada, intenté por un segundo entender el impulso,... la pregunta sonó al aire con la misma impronta de siempre, "que estoy haciendo?" ... la respuesta puso todo en su lugar..."..volver a equivocarte..." la frase retumbó en mis oídos como si hubiese sido pronunciada a mis espaldas, y de manera automática me di vuelta , pero sabiendo que nadie la había pronunciado, me senté en el piso, dejé ir mis pensamientos por la puerta abierta, afuera la oscuridad pugnaba por atraerme, adentro miles de frases daban vueltas y me obligaban a pensar en una sola y única posibilidad, "esta vez no", salí al patio, las estrellas casi invisibles por una fina capa de nubes se encendían tímidamente, la noche seguía tirando de mi, y lo estaba logrando, el sueño me abrumaba pero cedí a mi interior convulsionado y pisé la calle con inseguridad, miré alrededor como confundido pero supe el rumbo sin esperar demasiado, nunca esperé demasiado cuando no sabia que esperar, mis pasos lentos comenzaron a acelerarse y a definir una dirección, la calle y la vida se tornaron una misma cosa en un instante y mientras se desplomaban a mi alrededor fantasmas, mentiras y farsas dejé atrás las sensaciones mal entendidas, y las situaciones incomprensibles que aprisionaban en mi la equivocación latente y permanente, y la vida entonces, volvió a ser vida y la calle volvió a ser calle, y la noche dejó de presionar mi espalda, cuando supe que no era un día cualquiera en la vida de un tipo cualquiera, era un día mas que nos ofrecía recordarnos, como era eso de vivir.

No hay comentarios.: