lunes, 14 de enero de 2013

nada me detiene 2

terminó un ciclo, mas que una parte de mi vida, que no queria terminar, pero terminó y no voy a salir indemne, pero me voy a quedar de pie.

5 comentarios:

Etienne dijo...

Los ciclos tienden a terminar (y a veces es conveniente que lo hagan) las personas seguimos adelante, aprendemos, cicatrizamos, y siempre, aunque tropecemos, seguimos de pie!
Abrazos!!

Lu dijo...

El comentario de Etienne sintetiza a la perfección todo lo que se puede decir al respecto... Cerrar ciclos es inevitable y necesario; es la vida.

Por lo pronto, acá sigue esta lectora al pie del cañón (porque no creas que vas a zafar de hacerme un asado algún día, Zappita, jajaja. Claro, no te avisé que cuando digo "nos juntemos a comer un asado", doy por sentado que lo harás vos, jajaja).

Besote, nene, me alegra que, como siempre, ¡sigas de pie! Un abrazo.

Ushka dijo...

Si un ciclo que termina (lo quiera uno o no) nos deja indemnes es porque no ha dejado ni una marca, ni una experiencia.
Y entonces se corre el serio riesgo de que el ciclo por comenzar nos agarre parados en el exacto mismo lugar, para que sólo se vuelva a repetir.

Juerza!

Lu dijo...

Qué buena reflexión la de Ushka! Marqué sin querer suscribirme a los comentarios; buen error! Jaja.

Un Simple Blog dijo...

Cuando pienses que todo terminó, ese será el principio.