viernes, 23 de marzo de 2012

boludeces, incoherencias, locura (o recapitulaciones a mitad de camino)

sin saber por donde empezar, me dirigí a mis viejos pasos y recortando antiguas ramas que bloqueaban ciertas sendas, desandé gastados pisos que alguna vez me vieron o creyeron verme correr a mi destino, sin saber si sería mas o menos cierto. Cuestión que visitar viejas creencias, equivocadas o perfectas despertó la ironía, de no saber ni con el diario del lunes pasado, si la fantasía se convirtió a lo real, o si la realidad se estaba deformando al punto de no reconocer lo que hallaba bajo mis pies, como si lo que nunca sucedió se encaramara en mis recuerdos como quien cuenta una mentira, o como si lo vivido se empeñara en dejar de aparecer por donde estuvo, haciendo tambalear el sentido de cordura que nunca tuve. La visión de lo que nunca quise ser se dio un golpe de verdad y me devolvió algo que no quería, no sin que antes me revele a los trucos de mi mente que pugnan por volverla a retorcer, y entonces en el esfuerzo por sostener la mirada en lo evidente, me descubrí libre de ambiciones y codicias, de juicios y reproches, de rencores y venganzas, mas la comprensión no me mostró que a pesar de mis carencias me sintiera en paz conmigo, y las recapitulaciones suenan a trampa si la firmeza no se impone, si la ferrea voluntad se asocia con lo cómodo de no juzgarse tan duramente como nuestro juicio se proyecta en los demas. En eso estaba cuando confundí tu mirada con la de un angel, y el error que aqui describo complicó mis pensamientos convirtiendo aquel camino en una lucha que me niego a abandonar, aunque sangren mis encías por las ganas de callarme el dolor de no saberme, aunque mire desde abajo la supuesta grandeza del entorno, aunque pese la ignorancia que descarga quien me acusa, asi, en mi intenso laberinto de buscarme sin mentirme, en mis ganas de encontrar lo verdadero de mi escencia, recordé que lo importante era pequeño e infinito, incoherente y transparente, inexplicablemente vivo, inexplicablemente mio, no tenia ni el color de tu dinero ni la forma de tu cuerpo, no admite loas ni prebendas, ni se encuentra en las vidrieras, importante es estar cerca, estar listo, estar dispuesto, importante es que te salve cuando tu mente se apaga, importante es tu mirada que confundí con un angel,importante es mi idiotez, que confundo con sabiduria, importante es que te amo aunque me cueste la vida.

jueves, 1 de marzo de 2012

officer ratt

se decia que esta oficina estaba llena de ratas, y yo creia fervientemente en ello, se ve que algun pariente de mis compañeros quiso venir de visita, y demostró ser tan buena trepadora como los que ya conocia