jueves, 15 de noviembre de 2012

de tal palo

Fui un alumno horrible, hice 8 años de primaria y 7 de secundaria, que sumados a los 2 de jardín hacen 17 años en la misma escuela, una tortura. A la facultad fui 5 meses porque debía 3 materias de 5to año y rendí bien una sola, las otras 2 me quedaron dando vueltas unos cuantos años, unos cuantos ..., terminé el secundario a los 29 años cuando mi hija tenia 11 meses, todo un logro... El tiempo pasó y como dice Fito, a mi me puso en otro lado, y entonces era un padre que tiene que mandar a sus hijos a la escuela... no se por qué razón uno había pensado que la tarea resultaría distinta....no se, con la mayor me empezaron a citar en salita de 2...con el menor en salita de 3...nunca terminamos...la diferencia es que por la mayor ya no me citan porque tiene 15 años y con el menor citan a la psicóloga y luego ella me cita a mi (voy mañana). Ya me dijeron mil veces que yo era peor, que ademas de repetir vivía cagándome a trompadas y rateándome, ok, eso lo saben los que me conocen... y también conocen mi infancia, mis hijos también la conocen, evidentemente no tiene nada que ver porque ellos vivieron una vida absolutamente diferente de la mía, y son un bardo igual. También los que no me conocen me dijeron cuales son mis errores y que parte de culpa tengo yo en todo esto, me causa gracia porque hay algunos que creen que la saben larguísima pero todavía no tienen pibes, después los quiero ver, yo escucho a todos. De alguna manera somos muy iguales, nos pasó lo mismo, cada vez que hacen algo los enganchan, cada vez que pegan, cada vez que se mandan una, los enganchan, como me enganchaban a mi, porque todas las cosas, bien o mal hechas las hacen de frente, en eso somos iguales. Hoy estoy cambiando a mi hija de colegio para que no siga el camino del padre, y su escuela me dio una carta de recomendación que me hizo emocionar hasta las lagrimas, hoy pienso si esta bien o mal estarles encima todo el tiempo para que estudien, a mi no me estaban encima y no hacia nada y vivía haciendo bardo, a ellos les estamos encima todo el tiempo y hacen lo menos que pueden y viven haciendo bardo. En definitiva, hacen lo mismo que yo, y lo único que me alegra de todo, es que si van a vivir haciendo cagadas como yo, se que las van a hacer de frente.

4 comentarios:

Lu dijo...

"...la diferencia es que por la mayor ya no me citan porque tiene 15 años y con el menor citan a la psicóloga y luego ella me cita a mí..."


Me morí con esa frase, jajajaja! Este ha sido un post inspirador, jaja, creo que refleja a la perfección (pero bien a lo Zappa, ja) el dilema de ser papá, ¿no? No debe ser tarea fácil... yo por ahí pienso que con una hija como yo me hubiera cortado las tetas 15 veces, pero otras 15 me las hubiera colgado cual medalla del cuello, diciendo "Esa es mi nena!", jajaja.

En fin, así es con el oficio de ser papá, qué laburito! Pero creo que a fin de cuentas, lo que importa es que más allá de los errores al críar a los hijos, lo importante es que podamos transmitirles esos valores que para nosotros son importantes. Y si algo te he conocido en estos años de leernos, puedo decir que una de las cosas que más valorás es el ir de frente, el no caretearla, el ser fiel a tus principios, aun cuando eso te meta en quilombos y te traiga consecuencias desastrosas... y bueno, ahí tenés, fiel reflejo suyo los mocosos! Desde acá va mi aplauso. Siempre fui moquera, de chiquita, de mandarme mil cagadas, de que me reten a cada rato... así que como soy del gremio, yo los banco a los pibes! jajaja.

Besos, Zappita!!!

PD: este verano deberíamos comernos un asado en las sierras, che, cuánto ahce que amagamos con la gran juntada gran (?), jajaja. Pero ahora... ¡ya tengo autito para viajar! Así que en verano, si andás por lo de tu flia. o por estos lares y tenés tiempo, ¡chiflá!

zappa dijo...

Lu, lo mejor de todo es que las mil cagadas fueron sin maldad y las mil peleas fueron mano a mano, me agarraron haciendo de todo menos traicionando, y tengo hijos que miran de frente

un abrazo, tengo la fecha del asado

Lu dijo...

Preparo el fernet, entonces! ;)

Ramita dijo...

Recién lo leo... un poco atrasada no? en fin... mi hija tiene 12, cumplidos ayer. Empezó el secundario, siempre fue tranqui pero temo, temo de verdad que todo cambie... yo, fui desastrosa. Pero bueh, vamos a ver que pasa :)

Salud!

Sil