martes, 17 de mayo de 2011

vivir en la calle



Decia almamula, "...quien puede saber del dolor, mas que el que vivió en las calles..." y yo, que ademas de ser el baterista, vivia de prestado en una sala de ensayo, sabia muy bien lo que era, habia pasado casi un año completo viviendo en la calle, y era muy diferente de lo que se ve hoy.













en proximos posteos voy a tratar de conseguir fotos de los lugares donde yo dormia


7 comentarios:

Ramita dijo...

Vivir en la calle debe doler, no quisiera conocer ese dolor, ese frio ese calor.. me mata solo pensar en ese desamparo

Rami

Cat dijo...

Rami hizo lo que muchas veces tiene por costumbre hacer: ponerle palabras a algo que yo no sabría expresar.

Qué vida la tuya, Frank!
Un abrazo.

zappa dijo...

rami, creo que le di dimension cuando deje de hacerlo, en el momento mucha cuenta no me daba, trataba de pasarla nomas

cat, eso se llama claridad, no?

a veces se me puso dificil, pero es cuestion de seguir intentando

un abrazo para las dos y muchas gracias

Pepita dijo...

Vivir en la calle duele más cuando te lo acordás que en el momento mismo. En el momento es decir "hoy estoy acá pero mañana será otro día".
Así lo viví yo, no sé si porque fue en el primer mundo o qué. No voy a decirte que fue copado, pero era lo que había y ya..
Ja, miré de refilón y es lo mismo que escribiste vos, zappa. é así.
Bueno..igual por buena suerte que duró poco.

zappa dijo...

pepita, todo depende de si vos estas ahi por eleccion o porque no te quedó otra, en mi caso, la opción era volverme, y soy lo suficientemente cabeza dura, hoy a la distancia te digo que la pasé bastante mal y tuve miedo varias veces, pero tambien se que hace 20 años era otra cosa, donde iba era yo solo, ahora hay cinco o seis por cuadra, duró casi un año, mi recuerdo mas triste es del dia que me di cuenta que se habia venido el invierno

un abrazo, gracias por pasarte

Pepita dijo...

en mi caso, la opción también era volver(me)..y eso no, antes muerta que sencilla..

zappa dijo...

es que volver era abandonar, y abandonar no me entra en la cabeza