jueves, 28 de abril de 2011

amanece

amanece mientras miro como se esfuman los recuerdos
como se consumen las horas por venir sin ser vividas
me preparo para la tempestad diaria y necesaria
y acomodo mis ilusiones bajo mi almohada
para que no se pierdan en lo inmenso
amanece mientras siento como se esconden mis prisas
que pienso en ignorar hasta que se hagan presentes
para volver a ignorarlas porque sin mi ellas no existen
y reparo mis zapatos de caminante interminable
para que no se atrevan a cansarse antes de tiempo
amanece mientras salto los momentos que me acechan
esperando en algo convencer a mi ceguera
de transformar mi paciencia en un incendio
y desato los cordones de mi escencia
por si un dia ella se olvida de que es mia
amanece mientras caigo que la vida no termina
en el ultimo estandarte que resiste
que hasta el mal que me has causado tiene cura
y reprimo hasta mis ganas de rendirme
porque en mi no halla perdon la cobardia

2 comentarios:

Ramita dijo...

Excelente, me gustó :)

la tempestad diaria tiene el poder de aburrirme cuando me agarra desprevenida, asi ando estos dias...

Ramita

zappa dijo...

je, rami, a mi mas que agarrarme, quiero que me suelte

un abrazo