miércoles, 17 de junio de 2009

el camino de regreso

la vida es un viaje, muchas veces en el bondi que nos tocó, otras en el que logramos abordar, y muchas menos, en el que elegimos, pero un viaje al fin, y que implica un movimiento constante, aun en el abuso del sedentarismo implica un movimiento, logicamente como todo viaje tiene un inicio, o una raiz, de donde partimos, desde donde nos moldearon en un principio, y desde donde continuamos moldeandonos permanentemente a medida que nos alejamos, que crecemos, que cambiamos, que nos movemos, que nos embarcamos, en ese movimiento y ese constante cambio, perdemos y desechamos muchas cosas, adquirimos otras, encontramos y nos quitan otras, y muchas veces entre lo que se pierde, van pedazos de uno, girones del alma, retazos del corazón, momentos de razón, o toda nuestra razonabilidad junta porqué no, entre lo que se pierde hay deseos, sentimientos y ganas, fuerza, arrojo, intensidad y eso se compensa, en algunos casos, con lo que se encuentra, cuando se encuentra algo, claro, entonces lo que fue un primer camino de la mano con nuestros padres se convierte en la gran aventura de caminar solos, y hasta la enorme emoción de volver a caminar acompañados, de compartir un viaje, de trazar un camino en comun, que deberia ser un camino muy cercano al de la aventura en solitario, porque se supone, o yo supongo que la senda que yo transito fue la que trajo la compañia de alguien que la comparta, que la camine conmigo, y no siempre se da el caso, porque a veces no es que los caminos se juntan, a veces se cruzan o apenas se tocan, y cuando eso sucede alguien se tiene que apartar de la linea que venia siguiendo, para compartirla con quien venia en otra direccion, con otro viaje, con otro proyecto, con otra raiz, que posiblemente encaje con lo que ya traiamos pero no tiene porque ser asi, entonces se negocia, se puja, se reclama y se cede, se acuerda, y el camino pasa a ser otro, y el enfoque es diferente, y el objetivo es distinto, y allá vamos, tras el, a lograrlo, a intentarlo, a vivirlo, pero....y el proposito? y la raiz? la interacción con la compañia de ruta modifica sin excepcion? no, no tiene porqué, todo depende si uno se subió al viaje del otro o si entre dos voluntades pergueñaron una nueva idea que los lleve en busca de un objetivo comun. Como sea, el camino se transforma paso a paso y el objetivo se convierte en otro una vez alcanzado, o muta veloz y misteriosamente a medida que nos esforzamos en alcanzarlo, en definitiva, iniciamos una caminata con un rumbo muy bien idealizado pero entre lo que perdemos y agregamos en el transcurso se modifican de tal manera las cosas que se convierten a veces en sendas desconocidas, y con encrucijadas desconocidas, y hasta a veces lejanísimas, quien no se ha preguntado alguna vez "que hago acá?", "como salgo de esto?", cuantas veces habriamos llamado al chapulin colorado de poder hacerlo? cuantas veces aceptamos, o aceptariamos la colaboración de cualquiera, con tal de que alguien nos de una mano, y hasta una "misera" mano, cuantas veces nuestra eleccion hubiera determinado nuestra mas absoluta soledad, y cuantas veces nuestra compañia nos condena a esa misma soledad? cual era el camino? cual era la raiz? como se sortea esta confusion? yo no tenia una idea? cuando acepte que mi objetivo no era el primordial lo deje de lado? cuando comparti mis mejores horas me olvide de mis mejores deseos? cuando di de mi todo cuanto habia, sabia que no quedaba mas de mi para mi? porque el hecho de compartir a veces te quita todo? porque el egoismo es un arma tan efectiva para uno mismo? yo creia que guardarse para si estaba mal, pero tomar todo tambien lo está, el mundo me pasó por arriba, no me gusta lo que brinda, los palos de la vida los tenemos todos y los acepté siempre pero la maldad me aterra, el odio me aterra, la guerra me aterra, la ambicion me aterra, la ignorancia me aterra, el hambre me aterra, la "viveza" me aterra, las canciones que quedaron olvidadas me enseñaron otra cosa, la raiz era distinta, mi vision era distinta, mi confianza era distinta, yo creia y ahora no creo mas, yo esperaba y ya no quiero, yo amaba y ya no puedo, yo lloré, y mi amargura no se fue, yo fui feliz, y ya no lo recuerdo y necesito encontrarme, pero no se donde buscar

6 comentarios:

Muma dijo...

Me resulta tan cercano y profundo lo que leí, que no sé si estoy habilitada para poder decirte algo interesante. La vida es un viaje, es el viaje en sí, y hacemos lo que podemos, confiamos en algunos mapas, nos perdemos, cambiamos de caminos. Pero es así, es como decís en el post anterior, es poder seguir a pesar del miedo, a pesar de los pesares. Es aterrante, la falta de brújula, de certezas, de resultados, pero idiota me parece no pensar o pensar demasiado, porque todo lo que te aleja de la acción te detiene en el camino. Vos creías, y ya no crees más en eso que creías, pero crees en otras cosas. En la experiencia hay de todo, cosas buenas y malas, pero tu visión hoy es más completa que la de antes, no lo dudes. Cambiamos el rumbo, y cambiando el rumbo nos cambiamos nosotros, pero el viaje sigue es inevitable e impredecible.
Besos

Besos en la Plaza dijo...

Tal cual dice Muma, y como ya me has leido decirte un par de veces, el tema en sí es el viaje... Es verdad que uno lo inicia con una idea, y luego se va transformando, mutando, una y otra vez, por los otros, por nosotros, por el tiempo y las circuntancias, por accidente o elección, pero cambia constantemente...

" yo creia y ahora no creo mas, yo esperaba y ya no quiero, yo amaba y ya no puedo, yo lloré, y mi amargura no se fue, yo fui feliz, y ya no lo recuerdo y necesito encontrarme, pero no se donde buscar"

No te me caigas hermano...
No soy yo quien te pueda decir donde buscar, vas a tener que encontrarlo vos, pero sabé que luego de cada viaje infructuoso, (que sabemos que va a haberlos, o no, quién sabe?) siempre vas a poder tocar la puerta en casa, y un café o un ferné, y yo, te vamos a estar esperando.

Y si el viaje dio sus frutos, los que esperabas, también, la puerta sigue siendo la misma, el café o el ferné el mismo, y yo también...

Un abrazo enorme!

GABU dijo...

Y de repente,a medida que iba leyèndote las palabras se me esfumaban... :(

P.D.:NadieS màs que vos sabe dònde buscar porque me parece que la punta del ovillo de la madeja,la tenès VOS!! :)


BESITUPPPPPPPPPP

zappa dijo...

muma, el viaje sigue, inevitable e impredecible, y yo quiero seguirlo, solo me gustaria encontrar otra vez el camino, ahora vengo por la banquina, y quisiera recuperar las ganas de correr, de vivir como siempre vivi, empujando para adelante
estas habilitada, y siempre decis cosas interesantes
gracias por pasar, un abrazo

belp, desde ya te agradezco la mano y la compañia, paso por momentos confusos al menos, pero no me voy a caer, quedate tranquilo, no solo no me lo puedo permitir por mi sino tambien por mis hijos, saldré de esto como sali siempre de todos lados, hoy no me siento bien pero siempre encuentro la fuerza para seguir
ya nos encontraremos, un abrazo

gabu,se te esfumaban porque al ultimo ya venia en cualquiera, no?, jajaj, mira, la punta de la madeja no la tengo, pero no debe estar muy lejos, solo anda medio escondida, gracias por pasar gabu, te mando un abrazo

Dr. Delirio dijo...

Los zapatos de goma los tenés puestos?.

zappa dijo...

dr delirio, bienvenido, mi filosofia es muuuhco mas barata que la que requiere zapatos de goma

saludos, y gracias por pasar